1. Elegir la época del año: generalmente las vacaciones coinciden con las altas temporadas, cuando es difícil encontrar lugar en hoteles, en restaurantes y hasta medio metro de playa para tomar sol! Si tienes la posibilidad de elegir viajar en temporada baja será mucho mejor, ya que es una época de liquidaciones, promociones en pasajes, descuentos en hoteles y ofertas en excursiones.

2. Si eres joven como para enfrentar un viaje como mochilero, adelante! Será la forma más económica de conocer Europa, pues podrás viajar en tren, hacer amistades, hospedarte en hostels –siempre mucho más baratos que los hoteles.

3. Lugares más baratos para conocer: generalmente cuando se viaja a Europa, se piensa en conocer las capitales, las grandes ciudades, y no se piensa en ciudades menores, que también tienen su encanto y que, habitualmente, son más baratas. ¿Por qué París, si se puede conocer Avignon? ¿Por qué Madrid, si se puede visitar Granada? ¿Por qué Roma, si se puede disfrutar en Verona?

4. Encontrar buenas tarifas aéreas: muchas veces las mejores tarifas las encontrarás en agencias de viajes, que pueden hacerte descuentos. Sin embargo, hay épocas en que las propias compañías aéreas colocan pasajes en promociones especiales en sus páginas de internet. Por eso, siempre es bueno que des una ‘ojeada’ en los sitios de las líneas aéreas.

5. Reunir toda la información necesaria para conocer de antemano el destino a visitar. Eso es muy importante, más aún hoy en día que con internet podemos ver imágenes, hasta videos, de todo el mundo! Busca todo sobre excursiones (a veces hasta podrás comprarlas por internet), sobre paseos, lugares para comer, y anota todo, para no perder tiempo ya en tu destino turístico. La idea es disfrutar al máximo y no perder tiempo pensando, preguntando decidiendo sobre la hora. Todo lo que se organiza con antecedencia suele salir mejor!

6. Buscar información sobre documentación, visas y vacunas en las Embajadas o Consulados correspondientes a los países que vayas a visitar. Es fundamental que sepas que para ingresar a Europa, necesitarás hacerlo con un Seguro de viaje obligatorio, pues el Tratado de Schengen así lo exige.

Por último, e igualmente importante, cotiza y adquiere ese seguro de viaje en GO! Travel Assistance, porque estarás adquiriendo una asistencia de viaje en tiempo real y en destino, al mejor precio y con la mayor protección.